Fechamarzo 26th, 2019 CategoríaBlog Comentarios0
Moverse en el embarazo, una cuestión de salud física, mental y emocional.

La actividad física en el embarazo es más que una recomendación médica, un requisito a cumplir, como tomar el ácido fólico. Moverse, divertirse, sudar y sentirse libre del paradigma de “gestación = enfermedad” es fundamental para el bienestar de mamá y bebé. El ejercicio continuado nos permite la adaptación paulatina al incremento de nuestro peso corporal, a nuestro nuevo volumen sanguíneo, a la anteriorización del centro de gravedad y en general a todos los cambios que van sucediendo semana tras semana en nuestro cuerpo cuando gestamos vida. De esta manera logramos sentirnos activas y vitales en nuestro día a día para disfrutar esta etapa a plenitud.

¿Por qué es importante para la salud de la mujer embarazada mantenerse activa físicamente?

En primera medida la fisiología del ejercicio sobre nuestro cuerpo (activación del sistema circulatorio, cardiorrespiratorio, osteomuscular, metabólico,…) produce una evidente disminución de los síntomas molestos del embarazo como pueden ser náuseas, inflamación de pies y piernas, dolor lumbar, dolor de cabeza, dificultades para dormir; ayuda a controlar el aumento de peso, manteniendo acelerado el metabolismo y disminuye el riesgo de padecer condiciones como preclamsia (relacionada con el incremento de la tensión arterial) o diabetes gestacional (relacionada con los niveles de azúcar en sangre), entre otros… La actividad física regular durante el embarazo, facilitará el parto, evitando que se prolongue más allá del término y haciendo que la mujer se sienta físicamente preparada para asumir la maratón que supone un trabajo de parto. Después del nacimiento, una mujer físicamente acondicionada, podrá recuperar más fácilmente su figura y su salud para encarar el reto de lactar y atender a un recién nacido. Además la liberación de endorfinas (hormonas de la felicidad) cambia nuestro estado de ánimo, nos hace sentirnos positivas y activas, alejando miedos y pensamientos negativos acerca del embarazo y el desarrollo del bebé. La actividad física nos permite poner nuestra mente en blanco, situándonos en el presente, en el cuerpo, sus cambios y sus funciones, liberándonos así del estrés laboral y de la rutina. Si el ejercicio escogido es el baile, además de todos los beneficios anteriormente mencionados, la mujer gestante reforzará su autoestima, sintiéndose linda y femenina y trabajando en su coordinación y flexibilidad. Por último, está el componente social. La mujer embarazada, mientras se ejercita, coincidirá con otras mujeres que están atravesando por la misma etapa, creando vínculos que se convertirán en un grupo de apoyo con el cual compartir experiencias, información importante, preocupaciones y sentimientos acerca de la maternidad.

¿Por qué es beneficioso para el bebé que su mamá se ejercite durante la gestación?

El bebé es una pequeña esponja que absorbe todo lo que sucede en el cuerpo de su mamá, tanto a nivel físico como emocional. La salud de la mamá, se traduce automáticamente en su salud, por lo que cualquier actividad que la alegre, la libere del estrés y active sus sistemas será beneficiosa para el adecuado desarrollo del bebé. Por otro lado, la música y los movimientos coordinados a su ritmo, suponen un estímulo muy positivo para el desarrollo neurológico del bebé. Así que si estás embarazada, anímate a vivir tu embarazo en actividad con todos los beneficios que esto conlleva. En la Escuela de Baile, Diverson contamos con el único programa de Baile y Acondicionamiento Físico para la mujer embarazada, diseñado por profesionales de la salud, en el que el baile adaptado al embarazo es la actividad cardiovascular, que se complementa con ejercicios de refuerzo muscular, estiramiento y relajación, para lograr el bienestar físico y emocional de mamá y bebé, de la manera más divertida. Te esperamos!!